Tu libre albedrío, se renueva a cada instante cuando decides

Ana Mirtha Vargas
Santo Domingo, RD

Honrando a mamá. Grati­tud y amor incondicional a ese vientre, vehículo a es­ta tierra. Ella, o quien fun­gió de madre, además de enseñarnos “la sonrisa tier­na”, transmite patrones an­cestrales, su aprendizaje de vida, errado o acertado, ac­túa lo mejor que sabe. Fe­licitaciones a esos seres multitask, cualidad indis­pensable para su desempe­ño.

Los enojos del pasado nos alejan de un presente sa­ludable, si soltamos y ele­gimos disfrutar el proceso, liberándonos de las expec­tativas de que las circuns­tancias ocurran como las deseamos. ¿Qué pasaría si nos liberamos de los para­digmas fallidos a que nos esclavizamos no obstante intuimos incorrectos? ¿Qué pasaría si salimos de nuestra zona de confort y nece­sidad de pertenecer a la ma­nada?

¿Qué tal si pudiéramos hacer las paces, honrar lo que fue y comenzar por ser más auténticos, trascen­diendo nuestras ataduras de victimización, envidia, quejas, qué dirán, justifica­ciones, dramas, desconfian­za, egoísmo? ¿Qué tal si nos animamos a reconsiderar y reinventarnos? Si no tene­mos paz, podemos ser su­ficientemente tóxicos para arruinarnos la vida y dañar la de los demás. Ser feliz es gratis. Tu libre albedrío, se renueva a cada instante cuando decides. ¿Cambias por ti, o te reinventas efi­cientemente con ayuda pro­fesional?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí